Jesús es el mismo ayer hoy y por los siglos. Él es quien murió, más aún el que también resucitó. Y el día de hoy sigue cambiando y transformando las vidas.

Este es mi caso y creo que Jesús lo seguirá haciendo en las vidas de muchos Jóvenes de esta generación.

El propósito de este blog es compartir más de Su palabra de una manera muy práctica y cotidiana.